miércoles, 30 de diciembre de 2009

Camino de Esplugues


Hace un tiempo Juan Jiménez, Coordinador del Plan Regional de Drogas 2008-2010 nos comparó el cerebro humano con el hardware de una computadora. De acuerdo con sus palabras, más allá de los 25 años el cerebro se cerraba y quién no era drogodependiente a esa edad ya nunca lo sería. A partir de esa edad, las dificultades para aprender idiomas también se multiplicaban. Se podía aprender inglés, por ejemplo, pero el software utilizado debería ser muy potente.

El día 2 de enero los jugadores del CB Murcia 95 marchan a tierras catalanas para disputar el XI Torneig de básquet cadet “Ciutat d´Esplugues”. Cruzarán los ríos de la vertiente mediterránea, el Júcar, el Turia, el Ebro. Tal vez no se percaten de los dos primeros, de breves lechos, pero el Ebro les hará exclamar: ¡éste sí que es un río!. Al menos eso creemos, lo suponemos. El hardware en construcción retendrá los atributos de un río de aguas tranquilas que se amansan en las orillas del Delta como suaves besos húmedos de la primera amante adolescente.

El día 3 partiremos las madres y padres, alguna de nosotras con el hardware abierto a los olores, colores y texturas de una Barcelona de balconadas mediterráneas, de lánguidas y azules miradas oceánicas, dispuesta a extender su sombra acogedora a las riberas meridionales de un mar inmenso en amores, odios, civilizaciones construidas sobre el olivo, la viña y el trigo y destruidas en gigantescas bocanadas de fuego salvaje.

Nuestros hijos jugarán contra el Cajasol, contra el CB Nou Esplugues, y contra el FC Barcelona, equipos de lujo oriental. Y seguro que aprenderán en la victoria y en la derrota, en la lucha y en el saludo. Y a lo lejos, más allá de los tejados y horizontes alambicados, se intuirá la Sagrada Familia, la Barcelona modernista, “La Ciudad de los Prodigios”, esa memorable novela de Eduardo Mendoza, y, al menos yo, recordaré Homenaje a Cataluña de George Orwell, alternándola con Últimas Tardes con Teresa de Juan Marsé o esa preciosa, maravillosa novela de Mercè Rododera titulada La Plaza del Diamante.

Se refleja el año nuevo en los cristales rotos del 2009


Muchas veces, en el mercado de las ideas (también de los sentimientos, de la praxis…) la existencia del Yo depende de los errores del Tú, porque muchas veces ni las ideas sirven para mucho ni la praxis responde a su diseño teórico, sea inteligente o caótico. No creemos que en mundo del baloncesto existan conceptos verdaderos levitando en el éter, a la espera de una larga mano que roce casi el cielo para recogerlos como frutos maduros listos para ser aplicados o dibujados en la pizarra. En esto, como en casi todo, la suerte y la casualidad tiene mucho que decir. El problema se radicaliza cuando a la falta de respeto entre los contertulios se une la inexistencia de posiciones o planteamientos diferentes. Cada uno busca explicaciones a sus propios actos, los justifica y los reelabora como verdades prendidas con alfileres en la Nube. La vida entonces se convierte en un circo, en un mundo al revés habitado por los fantasmas de Carl Schmitt del Yo y el Otro como el amigo y el enemigo. La bloguería, los foros, las web,s devienen en cristales rotos, fragmentados, con bordes afilados y restos de sangre coagulada. Dónde antes hubo unidad temática, ahora se despliega un mundo aterrador de reproches, mentiras, engaños, autoengaños y sueños aborrecidos por la razón. Los contornos de la Nube se vuelven inciertos y las dentelladas del anonimato van deteriorando la lógica de las ideas y convirtiéndolas en meras marionetas manejadas al antojo de las pasiones más irracionales.

Creemos que los errores deberían ser definidos y analizados como errores, no como combustible que avive el fuego de los enfrentamientos personales o sea casus belli de enfrentamientos demorados o pendientes de elaboración. Creemos también que la vida, a finales de 2009, vislumbra un haz de incertidumbres tan amplio como la bondad o la miseria humanas juntas. Tal vez sea hora de construir sobre el campo de batalla nuevos consensos.

Feliz año nuevo a todas las amigas y amigos que nos han seguido durante estos difíciles meses..

martes, 22 de diciembre de 2009

Una película para estas fiestas: Camino a la Gloria


Mientras veían “Camino a la Gloria” Irene Andreo sorprendió a Lucía Sánchez y a sus nietos con una afirmación sorprendente:
-Vuestro abuelo y yo estuvimos en ese partido.
Se refería a la final del campeonato de la NCAA de 1966, que se celebró en Maryland entre los mineros del Texas Western y los Kentucky Wild.
-Pero mamá- dijo Lucía-, ¿recorristeis miles de kilómetros para ver un partido de baloncesto?.
Irene sonrió.
- Éramos jóvenes, éramos impulsivos, visitábamos a familiares e intelectuales exiliados en Norteamérica. Tu abuelo era muy estricto en la cuestión de mantener los lazos de amistad creados durante la República y la guerra. Por aquellos días estábamos de visita por Baltimore, todavía quedaba gente querida por allí, gente con la que tu abuelo había trabajado bajo el estruendo de las bombas sobre Madrid. Estábamos a tiro de piedra de College Park, a no más de 50 kilómetros. Habíamos cenado temprano y Joan, el amigo de tu abuelo, nos preguntó si queríamos ir a un partido de baloncesto. Joan estaba muy relacionado con la universidad Jhons Hopkins, becas de investigación y todo eso, y se había aficionado a acudir a partidos de baloncesto entre las universidades. Recuerdo que era San José, 19 de marzo.
- Mamá nunca lo has contado. Te guardas lo mejor de tu vida. Seguro que a tus nietos no les parece una batallita de abuela.
Hacía diez minutos que Lucía había detenido el reproductor de DVD. La imagen congelada de Don Haskins se recortaba en la pantalla plana, mientras al fondo, en extraños escorzos, aparecía Bobby Joe Hill. Aquel partido supuso un hito en el baloncesto universitario norteamericano y otra lanza en el desbordamiento de las barreras raciales que aún constreñían a una sociedad libre, pujante y que estaba construyendo nuevos discursos igualitarios. Sin embargo los años siguientes también fueron difíciles. Cómo escribe Susan Goorge (“El pensamiento secuestrado”):

“El año 1968 fue realmente terrible. Lyndon Jonson, que en 1964 había ganado en 44 estados y obtenido el mayor número de votos populares de la historia de estados Unidos (el 23% más que su rival archiconservador Barry Goldwater), anunció en marzo que no se presentaría de nuevo en 1968. Dos semanas después, Robert Francis “Bobby” Kennedy declaró que estaba disponible y parecía probable que se conviertiera en el candidato presidencial demócrata. A principios de abril, Martin Luter King fue asesinado en Menphis; justo un mes después, “Bobby” fue abatido a tiros en Los Ángeles, horas después de ganar las primarias demócratas en California. Ninguno de los dos asesinatos se resolvió nunca realmente. El senador Hubert Humphrey, del lejano estado del norte de Minnesota, cubrió el hueco pero se negó a distanciarse de la guerra de Vietnam. En el Partido Demócrata, dividio en facciones, reinaba la confusión. Vietnam, las relaciones raciales, la delincuencia y las guerras culturales estaban desgarrando el país”:

Finalmente, los mineros del Texas Western venció a los Kentucky Wild por 75 a 66, con un cinco formado por jugadores negros (Bobby Joe Hill, David Lattin, Obsten Artis, Willie Worsley y Harry Flournov) frente a otro cinco de jugadores blancos anglosajones.
Cuando Lucía Sánchez reinició el dvd observó los rostros de sus hijos, que miraban a su abuela con admiración y envidia: ella había estado en Collage Park aquel 19 de marzo de 1966. Siguieron viendo “Camino a la gloria”, y acaso de madrugada soñaron con sus ídolos y con una canasta de baloncesto en una fría pista de cualquier colegio o polideportivo.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Pistas peligrosas para la práctica del baloncesto



El sábado 12 de diciembre se jugó un partido de categoría de minibasket femenino entre el AD Infante y el Blanca CB en el Pabellón Deportivo del barrio del Infante. Fue a las diez horas de una mañana fría, húmeda, con la pista mojada por el relente de la madrugada. Las niñas se protegían del frío con una manta sobre sus piernas, las personas que venían de Blanca se extrañaron que se jugara en el exterior, con el frío, con la pista resbaladiza, con la manta protegiendo las piernas y ocultando el banquillo de madera. En nuestros rostros no debió dibujarse el rictus de la sorpresa, acaso sí el de la resignación ante una situación que se prolonga durante años. ¡Con lo que sencillo que sería cubrir la pista con una cubierta exenta!. Nuestra ciudad necesita más y mejores instalaciones deportivas, nuestra ciudad necesita un compromiso con la sostenibilidad, la igualdad de género, la promoción de la salud y del deporte, la felicidad, en definitiva y en la medida de lo posible, de sus ciudadanos y ciudadanos. Poder pasear, disfrutar de arboledas y plazas peatonales, practicar el deporte individual y colectivo sin necesidad de migrar de barrio en barrio buscando instalaciones adecuadas y accesibles económicamente. Ya ni siquiera importa la titularidad de las instalaciones deportivas, ni de su gestión pública o privada. No. Lo importante es que si alguna persona quiere jugar al baloncesto (o al fútbol, o al balonmano, o al voleibol…) pueda hacerlo en condiciones adecuadas, sin peligro de sufrir una lesión o sin necesidad de taparse con una manta del frío. Creemos que el Ayuntamiento de Murcia conoce las demandas de éste y de otros muchos colectivos y personas preocupadas por el futuro y el bienestar de sus hijas e hijas, por la transmisión de valores y actividades positivas para cualquier sociedad. Y desde aquí permitidme que les diga: hay formas de gastar el dinero público, una de ellas es sustituir aceras seminuevas, otra sería escuchar a la gente, valorar sus propuestas, y, en el caso que nos afecta, cubrir de una vez por todas las pistas descubiertas de sus instalaciones deportivas que sean o puedan ser peligrosas en determinada circunstancias, como las del Infante.

viernes, 11 de diciembre de 2009

García del Toro y el yacimiento andalusí de San Esteban


Resulta paradójico como el poder modifica debates en los que las partes asumen postulados incuestionables y basados en la ciencia, en la técnica o en el análisis lógico. Hablamos del poder legítimo que inviste de autoridad al que lo representa. Parece que el presidente de la comunidad autónoma lo detenta, y cuando habla, esta vez desde Bonn, o callan, o mantienen el discurso si es coincidente con el suyo, o lo modifican en un radio de circunferencia que puede llegar hasta 180º. Esto parece haber ocurrido con el debate público sobre el yacimiento andalusí del Jardín de San Esteban, lo que nos hace reflexionar sobre el papel de la conciencia individual en el mundo de la política, y de la economía, y de la cultura… La única persona que ha mantenido un discurso sin fisuras y contradicciones ha sido Javier García del Toro, arqueólogo y profesor universitario. Los demás, estamos hablando de las instituciones, se han comportado como veletas azotadas por vientos inseguros y provenientes de ninguna parte. Es comprensible que las estructuras que generan poder exijan fidelidad, sean partidos políticos, organizaciones empresariales y sindicales o movimientos sociales de cualquier clase. Pero Javier García del Toro no pertenecía a esas redes y la sociedad murciana lo ha investido de autoritas. Parece que hay mucha gente en la Nube indignada por la conservación de cuatro ladrillos y por la supuesta conversión de un maravilloso depósito de CO2 y hollín en un foco de ratas y suciedad. Pero seguramente esta gente también tiene un interés legítimo que se verá afectado por la resolución del contrato de construcción del parking. Se han perdido más de 1500 buenos negocios y eso duele al bolsillo e indigna a la moral utilitaria. No obstante, nos alegramos que los intereses generales prevalezcan sobre las pretensiones de una parte ínfima del entramado social de lucrarse.

Creemos que el presidente murciano ha sabido beber de los anhelos de sus conciudadanos. Tememos, sin embargo, esa capacidad de metamorfosis de mucha gente que cambia la piel y la conciencia cuando el Oráculo de Delfos habla, aunque sea desde Bonn.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Buenas noticias desde Bonn


La Verdad Digital: “Válcarcel descarta la construcción de un parking en San Esteban”. Día 9 de diciembre de 2009.

La Opinión de Murcia Digital: “No habrá aparcamiento en San Esteban. Várcarcel defiende que la magnitud de los restos hallados en San Esteban “hacen imposible la construcción de un aparcamiento””. Día 9 de diciembre de 2009, al anochecer de un liviano día de otoño.


Ramón Luis Valcárcel estudió Geografía e Historia antes de ser presidente de la Comunidad Autónoma de la región de Murcia. Con su guitarra y su alegría... pasearemos por las callejuelas árabes de una ciudad que fue hermosa en mitad de un cielo brillante y un vergel que llegaba a las laderas, e iluminaba el alma de sus espectadores.

Un pueblo que no se reconoce en las huellas de su pasado...


Un pueblo que se reconoce en las huellas de su pasado y las protege como herencia inalienable de sus generaciones futuras, es un pueblo con futuro, que mira al cielo, a las montañas, a los mares, a las calles, a las piedras que un día fueron labradas en las canteras o a los adobes amasados y alineados en estrechas y sombrías callejuelas, con confianza y respeto.

Es una desgracia que la ciudad de Murcia lleve camino de convertirse en una urbe inhabitable, insostenible y fea, superlativamente fea. Es una vergüenza que los murcianos repitamos cíclicamente los mismos errores destructivos arrasando con todo lo que florece en la tierra cuando las excavadoras clavan sus muelas en cualquier recoveco del entramado urbano. Es una vergüenza observar que otros pueblos cercanos, que también enterraron los restos materiales de su historia, embellecen sus calles, colinas, puertos y almas con los restos que un maravilloso volcán milenario y multicultural arroja a la mirada extasiada de todas las personas que aman su pasado y reconocen la senda de su futuro.

A estas alturas del escrito ya se sabrá de qué estamos hablando: los restos árabes del Jardín de San Esteban, en Murcia. Parece que el debate público, que queremos creer que es también social, se orientaba a conceptos como movilidad sostenible, ciudades humanizadas, centros urbanos transformados en inmensas ágoras de discusión, contemplación y ocio, recuperación de los valores urbanos de convivencia y solidaridad, etc. Y parece que los errores pasados de destrucción nocturna del patrimonio arquitectónico y cultural no deberían volver a repetirse. Parece también que la sociedad civil tenía derecho a opinar, sopesar y decidir, y que tales decisiones deberían ser preceptivas para los poderes públicos. Eso era al menos lo que se pregonaba de una democracia consolidada, europea y formada por ciudadanas y ciudadanos libres y con criterios propios de mesura y tolerancia.

Pero tal vez nos hayamos vuelto a equivocar. ¿Hay algún valor social por encima de los derechos colectivos a una ciudad amable y en la que podamos buscar, aunque no lleguemos a disfrutarla, la felicidad en un sentido amplio y multicultural?. Posiblemente aquí radique el problema: la conceptualización de dinero, y por extensión del mercado, como la única fuente de felicidad absoluta, la creencia en un progreso exclusivamente tecnológico, el desdén por las pequeñas cosas que, ellos no lo saben, hacen mundos y civilizaciones en la mirada de cualquier niña y niño. Hemos vendido los deseos por conchas de titanio recogidas en los suburbios de Shangai o Dubai, hemos vendido el espacio público de convivencia, el ágora que debe existir en todos los centros urbanos, por un depósito de CO2 y hollín en los subsuelos de nuestras calles.

Nunca hemos malquerido las propuestas del Consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz. Su pretensión de convertir Murcia en un foco de creación y divulgación del arte contemporáneo nos parece excelente, y nada contradictoria con la preservación de los valores culturales que nuestros ancestros nos dejaron en herencia. Por eso podemos seguir soñando en la creación de un gran centro cultural y de interpretación del mundo árabe peninsular en lo que es ahora el Jardín de San Esteban. Creamos en una cubierta de cristal sonriendo a un sol magnífico que ha visto por estas tierras nuestras el trasiego de pueblos distintos, con sus idiomas, con sus escrituras, con sus formas de cocer la arcilla y tratar el esparto. Miremos la ciudad de Cartagena, la solución de Rafael Moneo para el acceso al Teatro Romano, las excavaciones de El Molinete, el futuro que le depara ser una referencia cultural internacional….

Ojala no se repitan los viejos errores, que por conocidos nos parecen irrepetibles.

martes, 8 de diciembre de 2009

Moncho Fernández que olía a humus y óxido de alambique de los Highlands


Nos había caído bien Moncho Fernández, ese gallego de Santiago que nos parecía que olía a humus y a óxido de alambique de los Highlands de Escocia. Parece que esta vez ha sido cierto ese dicho que viene a decir que Dios apoya a los buenos cuando van ganando y a los malos cuando van perdiendo, por lo menos desde la posición que se ocupa en el Universo, que condiciona los pensamientos, los sentimientos, las palabras y los actos. Creo recordar que Moncho Fernández estudió Historia en los campos estelados de la capital gallega, y debe saber que los hechos pasados los escriben los vencedores, siempre ha sido así… al menos hasta la aparición de la Nube que ha cubierto todo el cielo con un terciopelo de conocimiento y de libertad, y a la que ahora quieren vallar para controlar a los potros desbocados que vadean profundos ríos de putrefacción y saltan las montañas nevadas con sus miradas infinitas.
Moncho Fernández nos había caído bien. Ahora se marcha con las maletas, con la pizarra y con los libros a otra parte, y aquí nos quedamos con el CB Murcia por los subterráneos de la liga, con el Palacio de Deportes imponente como siempre, construido para una ciudad que huye cada domingo de las gradas y del parquet y se disemina como una mancha de aceite por playas, montañas y merenderos más o menos tradicionales. Moncho Fernández se marcha con su lluvia. Desde aquí queremos homenajearle con un poema de Federico García Lorca, al que ahora buscan entre olivos granadinos, titulado “Madrigal a cibda de Santiago”:

“Chove en Santiago
Meu doce amor,
Camelia branca do ar
Brila entebrida ó sol.

Chove en Santiago
Na noite oscura.
Herbas de prata e de sono
Cobren a valeira lúa.

Olla a choiva pola rúa,
Laio de pedra e cristal.
Olla no vento esvaído
Soma e cinza do teu mar.

Soma e cinza do teu mar
Santiago, lonxe do sol;
Ágoa da mañán anterga
Trema no meu corazón”.

“Llueve en Santiago
Mi dulce amor.
Camelia blanca del aire
Brilla quemada de sol.

Llueve en Santiago,
En la noche oscura.
Hierbas de plata y de sueño
Cubren la vacía luna.

Mira la lluvia en la calle,
Queja de plata y cristal.
Mira en el viento desvanecido
Sombra y ceniza de tu mar.

Sombra y ceniza de tu mar,
Santiago, lejos del sol;
Agua de mañana antigua
Temblando en mi corazón”.

La fotografía pertenece a Rafa Francés de La Verdad digital.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Manifiesto "En defensa de los derechos fundamentales en Internet"

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

sábado, 28 de noviembre de 2009

La Declaración de Sentimientos o de Séneca Falls



Esta mañana soleada de sábado hemos asistido al partido de liga de cadete masculino, Grupo C, que han disputado en tierra fronteriza de limoneros el CB Santomera y el CB Murcia 95. El resultado ha sido lo de menos, un partido más de una competición tal vez excesivamente desnivelada. Durante el encuentro, hemos escuchado el sonido de una bocina que nos ha hecho preguntarnos si los barcos cargados de emigrantes que llegaban a Nueva York durante el siglo XIX y parte del XX no hacían sonar sus sirenas al avistar la bocana del puerto, y si el sonido no guardaría cierta semejanza con esas bocinas que, a algunas, nos asordan tanto durante los partidos de baloncesto. Hemos rememorado la travesía de los irlandeses huyendo de una tierra asolada por la Gran hambruna de 1848 provocada por la perdida de las cosechas de patatas y que provocó más de un millón de muertos en la verde Erin, la isla esmeralda. 1848, año de revoluciones tal como nos descubre Eric Hosbsbawn en su clásico estudio “Las Revoluciones Burguesas”, también año de la publicación del Manifiesto Comunista de Kart Marx y Frederic Engels. Pero en el futuro, seguramente el año 1848 no será recordado por la publicación de un panfleto que fue utilizado como catecismo por muchas personas durante medio Siglo XIX y gran parte del Siglo XX, sino por la “Declaración de Sentimientos” o “Declaración de Séneca Falls”, manifiesto fundacional del movimiento sufragista norteamericano y, por extensión mundial. La utopía comunista ensayada en la Unión Soviética fue una tragedia, un desastre individual y colectivo como nos relata Alexander Solzhenitsyn en “Archipiélago Gulag” o más recientemente Simón Sebag Montefiore en “La Corte del Zar Rojo”. Pero dejadme recordar de esa deleznable época autores soviéticos como Vasili Grossman y su “Vida y Destino”, Bulgakov y su “La Guardia Blanca” y “Margarita y el Maestro”, la poeta Anna Ajmátova y su “Réquiem”, o Mijail Sholojov y su extraordinario “El Don Apacible”.

Reproducimos la “Declaración de Sentimientos”, inspirada en la Declaración de Independencia de Estados Unidos y publicada en 1848:

"CONSIDERANDO:

Que está convenido que el gran precepto de la naturaleza es que "el hombre ha de perseguir su verdadera y sustancial felicidad". Blackstone en sus Comentarios señala que puesto que esta Ley de la naturaleza es coetánea con la humanidad y fue dictada por Dios, tiene evidentemente primacía sobre cualquier otra. Es obligatoria en toda la tierra, en todos los países y en todos los tiempos; ninguna ley humana tiene valor si la contradice, y aquellas que son válidas derivan toda su fuerza, todo su valor y toda su autoridad mediata e inmediatamente de ella; en consecuencia:

DECIDIMOS

Que todas aquellas leyes que sean conflictivas en alguna manera con la verdadera y sustancial felicidad de la mujer, son contrarias al gran precepto de la naturaleza y no tienen validez, pues este precepto tiene primacía sobre cualquier otro.

Que todas las leyes que impidan que la mujer ocupe en la sociedad la posición que su conciencia le dicte, o que la sitúen en una posición inferior a la del hombre, son contrarias al gran precepto de la naturaleza y, por lo tanto, no tienen ni fuerza ni autoridad.

Que la mujer es igual al hombre - que así lo pretendió el Creador- y que por el bien de la raza humana exige que sea reconocida como tal.

Que las mujeres de este país deben ser informadas en cuanto a las leyes bajo la cuales viven, que no deben seguir proclamando su degradación, declarándose satisfechas con su actual situación ni su ignorancia, aseverando que tienen todos los derechos que desean.

Que puesto que el hombre pretende ser superior intelectualmente y admite que la mujer lo es moralmente, es preeminente deber suyo animarla a que hable y predique en todas las reuniones religiosas.

Que la misma proporción de virtud, delicadeza y refinamiento en el comportamiento que se exige a la mujer en la sociedad, sea exigido al hombre, y las mismas infracciones sean juzgadas con igual severidad, tanto en el hombre como en la mujer.

Que la acusación de falta de delicadeza y de decoro con que con tanta frecuencia se inculpa a la mujer cuando dirige la palabra en público, proviene, y con muy mala intención, de los que con su asistencia fomentan su aparición en los escenarios, en los conciertos y en los circos.

Que la mujer se ha mantenido satisfecha durante demasiado tiempo dentro de unos límites determinados que unas costumbres corrompidas y una tergiversada interpretación de las Sagradas Escrituras han señalado para ella, y que ya es hora de que se mueva en el medio más amplio que el Creador le ha asignado.

Que es deber de las mujeres de este país asegurarse el sagrado derecho del voto.

Que la igualdad de los derechos humanos es consecuencia del hecho de que toda la raza humana es idéntica en cuanto a capacidad y responsabilidad.

Que habiendo sido investida por el Creador con los mismos dones y con la misma conciencia de responsabilidad para ejercerlos, está demostrado que la mujer, lo mismo que el hombre, tiene el deber y el derecho de promover toda causa justa por todos los medios justos; y en lo que se refiere a los grandes temas religiosos y morales, resulta muy en especial evidente su derecho a impartir con su hermano sus enseñanzas, tanto en público como en privado, por escrito o de palabra, o a través de cualquier medio adecuado, en cualquiera asamblea que valga la pena celebrar; y por ser esto una verdad evidente que emana de los principios de implantación divina de la naturaleza humana, cualquier costumbre o imposición que le sea adversa, tanto si es moderna como si lleva la sanción canosa de la antigüedad, debe ser considerada como una evidente falsedad y en contra de la humanidad.

Que la rapidez y el éxito de nuestra causa depende del celo y de los esfuerzos, tanto de los hombres como de las mujeres, para derribar el monopolio de los púlpitos y para conseguir que la mujer participe equitativamente en los diferentes oficios, profesiones y negocios”.







El primer país que estableció el sufragio universal fue Nueva Zelanda en 1893. España, por su parte, lo estableció en 1931. Llama la atención que países como Suiza no lo implantaran hasta 1971, Portugal en 1975, Liechtenstein en 1984 o Sudáfrica en 1994 (aunque este último país tuvo una evolución histórica peculiar.

Las imágenes son pinturas de Van Gogh ("Los comedores de patatas") y Millet ("El Ángelus")















miércoles, 25 de noviembre de 2009

A los 16 años Lucía Sánchez Andreo pensó que tal vez el mundo no era redondo...

A los 16 años, Lucía sánchez Andreo pensó que tal vez el mundo no era redondo, tal como se mantenía desde Galileo, porque tenía demasiadas aristas y esquinas que lo hacían ciertamente ingrato. Tampoco era de caramelo, como sostenía Irene Andreo mientras leía poemas de Pessoa a la luz de un sol que refulgía en las altas ventanas de la brisa mediterránea y dibujaba tenues cascadas de piel de naranja en la pared de poniente.

A los 16 años, Lucía Sánchez Andreo leía a Kavafis, a Whitman, a Neruda y a García Lorca, y la poesía formaba parte de sus pequeños asuntos desde el amanecer sonrosado hasta los últimos túmulos de la madrugada. Pero la vida no era una estrofa abierta a la vida, tampoco un racimo de poemas extraídos al azar de una bóveda celeste de un azul inconmensurable y nunca antes visto.

A los 16 años, Lucía Sánchez se sentía libre, grande y hermosa en un tierra de palmeras, olivos y aguas rizadas que se peinaban en los cañaverales de cualquier playa. El sol refulgía, vibraba y jugaba con los objetos que el azar había desperdigado, ora con serenidad, ora abruptamente, en la mirada castaña de una adolescente que amaba la poesía e ignoraba la prosa dura, maciza, marmórea con la que se escribían los hechos humanos.

A los 16 años, Lucía había conocido el amor y el desamor, estudiaba 3º de BUP, y añoraba México y las historias que le contaba su abuela sobre la guerra y las lucernas de la muerte en las llanuras gélidas de Toledo. Había dejado el voleibol, había dejado a su novio que jugaba al baloncesto y se sentía melancólica, pero con una melancolía dulce y despejada envuelta en el revés de su tristeza.

A los 16 años, Lucía comenzaba a ser y sentirse Lucía, sin apellidos, sin ataduras, sólo con un futuro dorado que a veces se camuflaba tras una nube de su mirada.

Os dejamos hoy, Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres, un microcorto documental realizado por Moisés Romera y Marisa Crespo titulado “Jugando a mamás y papás”.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Baloncesto y Violencia de Género: la FEB abre caminos


El 25 de noviembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional para la eliminación de la Violencia contra las Mujeres. La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la violencia de Género, establece en su artículo 1.1 que “La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”.

Por desgracia cada año son asesinadas decenas de mujeres por violencia de género. A fecha 29 de octubre de 2009, las víctimas mortales contabilizadas para el año en curso ascienden a 49 mujeres. Sin embargo, la percepción social sobre la gravedad de esta lacra social es muy baja: de acuerdo con los datos del III Informe del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer, sólo un 3,1% de las personas encuestadas señaló que uno de los tres principales problemas de España lo constituía la Violencia de Género (1,8% hombres, 4,3% mujeres).

Por tal motivo resulta estimulante el trabajo realizado por la Federación Española de Baloncesto en materia de violencia de género. El presidente de la FEB, José Luís sáez, recogerá este miércoles en Madrid el reconocimiento del Ministerio de Igualdad por su colaboración e implicación en distintos proyectos de sensibilización con la lacra de la violencia de género. En concreto, la Fundación Sociocultural Baloncesto de la FEB tiene en marcha, entre otros, el proyecto “Cuida tu Cuerpo, Cuida tu Mente”, implantado de momento en Cataluña y El País Vasco. En octubre de 2008, la FEB recibió, por parte del Ministerio de Interior, la Medalla de Plata al Mérito Social por el programa “Baloncesto sin Límites” destinado a mujeres reclusas.

Deseamos que la Federación Murciana de Baloncesto trabaje en este sentido e implante programas en coordinación con la FEB.

Para finalizar queremos reproducir un fragmento de la carta entregada por AD Infante a nuestra hija:

“Por último os queremos recordar que no vendemos una cultura en la que sólo vale la victoria, llevamos la cultura de que sabemos estar y sabemos comportarnos ante cualquier circunstancia de la vida. Nuestros equipos de esta categoría se basan en que las niñas jueguen y digo jugar porque no está presente la idea de competir. Nuestras jugadoras saben que se levantan y tienen un encuentro con niñas de su edad, que comparten un deporte común y que su madre y padre la van a acompañar, y que van a correr, y que se van a reír y que su entrenadora, al final, las va a felicitar aunque hayan perdido…”

Precioso.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Cartagena tenía color de hierro viejo..


Cartagena tenía color de hierro viejo, de quilla blindada, que un día encalló y abandonada en el roquedo fue cubriéndose de moho y de liquen. Cartagena era una plaza fuerte, con sus murallas por Quitapellejos hasta la estación del ferrocarril, cerrando por San José y Monte Sacro sobre el puerto. Por los flancos, montañas peladas se erguían y entraban el el mar, formando el puerto natural mejor del mundo, según los cartageneros más entusiastas”.

De Mr. Witt en el Cantón, Ramón J. Sender.

Dejamos la autovía por la salida de Los Dolores, enlazando con la antigua N301 y cruzando pueblos que no habíamos visitado en muchos años: Miranda, Santa Ana. A ambos lados de la carretera eucaliptos, pinos, palmeras de jardín, algunas paleras asomándose al asfalto, caseríos abandonados, casas de una sola planta, algún chalé, cultivos, trabajadores del campo, ciclistas, paseantes, personas haciendo deporte... Cerca de Miranda hileras de pilones a ambos lado de la travesía nos hizo recordar una canción de Albano y Romina Powell grabada precisamente allí, con la carretera como fondo y algunos pinos cerrando el sueño de un pasado que nunca volverá. Nuestra hija jugaba a las diez de la mañana en la Concentración de Equipos Mini Femeninos de la Federación de Baloncesto de la Región de Murcia, en Los Dolores de Cartagena, en las pistas auxiliares de Los Salesianos. Se reunían 15 equipos femeninos, 15 grupos de niñas que querían divertirse jugando, compartiendo sentimientos, deseos, camaradería, pasión por un deporte minoritario pero, o tal vez por eso, mágico. Tomamos un cortado en el café bar La Trainera, frente a la entrada del colegio. Una gran fotografía rectangular en la pared del bar mostraba una trainera de Zumaia. Nos llamó la atención el patrocinador de la embarcación: Altuna y Uría, construcciones. Ignacio Uría fue el último empresario vasco asesinado por la barbarie terrorista.
Pero esa mañana estábamos allí, sintiendo la cercana brisa marina, oliendo los sueños y pesadillas de una ciudad tres veces milenaria, para hablar de baloncesto, para ver jugar a centenares de niñas al baloncesto, para creer, que a pesar de las dificultades y agonías, es posible disfrutar con las sonrisas de nuestras hijas, con los botes de balón, incluso con los pasos, los dobles, el acompañamiento y las rayas laterales que siempre están más cerca de lo que pensamos.
A lo lejos una palmera se recortaba sobre el horizonte, y una bandada de gaviotas sobrevolaba en círculos sobre nuestras cabezas. Por allí estuvo el director deportivo de la Federación de Baloncesto de la región de Murcia, Felipe Coello. Por allí estuvimos muchas madres y padres comentando el esfuerzo que supone ir de un sitio para otro, un fin de semana tras otro, un mes tras otro, para que nuestras hijas disfruten de sus deseos y pasiones, al igual que nuestros hijos disfrutan de los suyos, porque todas las personas tenemos derecho a sentirnos iguales, a vivir la vida con todas las ilusiones que podamos acumular en estos, leves y finitos cuerpos. Sabemos que los tiempos están cambiando, está escrito en el viento (plagiemos a Bob Dylan), y que el siglo XXI es el siglo de las mujeres, de la igualdad de oportunidades. Y viendo pasear por las pistas a Felipe Coello pensamos si no estaría también por allí el Presidente de la FBRM, Juan Carlos Hernández, e incluso su Secretario General. Hay que visibilizar los géneros, hay que llevar la palabra jugadora a la letra impresa, hay que dignificar el esfuerzo de las entrenadoras y entrenadores de los equipos femeninos, hay que reconocer que es igual de valiosa la sonrisa de un niño que de una niña, que hay que buscar debajo de las piedras del pensamiento aquella vez en la que las acciones humanas no dependían de construcciones culturales de dominación.
El equipo de nuestra hija, la AD Infante, perdió los dos partidos, 14-36 y 16-30, pero durante una horas fuimos felices porque hizo lo que quería hacer, a pesar de las dificultades, a pesar de los estereotipos de género, a pesar de la dificultad de transmitir valores de igualdad y cooperación. Pensamos que la FBRM está preocupada por fomentar la igualdad en la práctica del baloncesto. Es hora de actuar y creemos que se están recorriendo nuevos caminos.
Al abandonar Cartagena, observamos a lo lejos las colinas que rodeaban la ciudad portuaria, cada vez mas bella e histórica. Y pensamos con envidia en su conversión en una ciudad de historia, cultura y libertad, a diferencia de Murcia que destruye su pasado y priva a nuestras hijas e hijos de un patrimonio que es tan suyo como nuestro. Cartagena fue cartaginesa y romana, y así lo vive y lo siente. Murcia fue árabe y lleva camino, para nuestra vergüenza, de convertirse en una aburrida, contemporánea y gris ciudad del interior regional. Que el tiempo y la razón lo impidan.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Losquenoentendemosdebaloncesto y la opinión constructiva

Losquenoentendemosdebaloncesto ha superado las 4000 visitas desde su nacimiento. Valga decir que una parte sustancial de dichas entradas la ha realizado la autora de este blog: para crear textos, para revisarlos, para comprobar si alguien lo sigue…No obstante, estamos orgullosas de que haya personas que lo lean diariamente. Sabemos de la dificultad material de escribir opiniones que enriquezcan el blog. Hay que registrarse en un proceso seguramente tedioso. Por tal motivo hemos decidido eliminar “trámites administrativos” engorrosos y ahora cualquier persona que lo desee puede opinar escribiendo lo que desee y publicándolo.

Creemos que losquenontendemosdebaloncesto hemos mantenido siempre un trato exquisito con las personas y con las palabras. El pensamiento, el debate, la agonía de ideas enriquece la teoría y la realidad que nos rodea. Es un bálsamo contra el maniqueísmo y contra el pensamiento único. En este sentido, creemos que la mayor facilidad para participar que ofrece losquenoentendemosdebaloncesto favorecerá el intercambio de ideas, de desacuerdos y de consensos. Ésta es nuestra apuesta.

jueves, 19 de noviembre de 2009

CB Murcia 86 Xacobeo 66: hay tiempo


Todavía hay pálpito en los cansados cuerpos de los nuestros. Los funerales siempre se anuncian con boato y ligereza cuando se presiente un gran entierro, no sólo de hombres, también de buques, fortalezas y palacios de cristal de Murano. Hay caídas que nada significaban, el cuerpo se desploma sobre la blanca arena o sobre el llanto matinal de la hierba y allí yace entre paseantes y niños que juegan a la pelota ladera abajo. Otras caídas son anunciadas con trompetas y tambores, una multitud se arremolina alrededor de los caídos y aplauden, ríen o lloran el lento desfallecimiento, ese movimiento imperceptible que anuncia el fin de los días y el retorno de las tinieblas a nuestros corazones.

En el meridiano del partido, ya revoloteaba en el denso ambiente del Palacio de Deportes el grafito de las alas de un cuervo, las cuencas vacías de los jugadores, el sacrificio simbólico de un entrenador, el desmoronamiento de un imperio que se suponía alcanzaría los más de 300 kilómetros por hora. La caída de la casa Usher (lovecraft), La caída de los dioses (Luchino Visconti), el derrumbamiento de un una montaña de ilusiones construida con sal marina en los largos días de agosto. Todo desaparecería en una milésima de segundo porque Dios ayuda a los buenos cuando son más que los malos, y en esta ciudad cruzada por un río sin corriente, de los sótanos de nuestros abuelos surgen ciudades subterráneas con calles, habitaciones, fuentes y mezquitas, espectros que nos hablan de un pasado de trágico olvido.

EL CB Murcia ganó. No sabemos si Moncho Fernández llamó a su encuentro a las criaturas buenas que habitan los bosques gallegos, o leyó las reflexiones de Joseph Fontana sobre la historia, o se tapó la cara con un libro de Wenceslao Fernández Flores, o vio arder en agosto 2006 las laderas cercanas a Santiago de Compostela, o si anoche soñó que amanecía sobre el verde retablo de los tejados compostelanos bajo el orvallo otoñal.

CB Murcia 86 Xacobeo 66 fue el resultado definitivo. Aún hay vida para lucharla.

Bienvenido Xavi Sánchez, has estado mucho tiempo lejos de casa.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Cuando Irene Andreo llegó a España


Lucía Sánchez (Ciudad de México, 1968) llegó a España a finales de 1981 junto a su madre Irene Andreo, hija de exiliados republicanos, que había conocido a Aurelio Sánchez, padre de Lucía, en la ribera de un río y se había enamorado de él con el inmenso mar encabritado como testigo de los primeros besos y caricias de dos casi adolescentes. Vivieron hasta finales de 1980 en Veracruz, hasta que Irene Andreo decidió vender su parte de las cuatro máquinas de la empresa familiar que sus abuelos habían creado a mediados de los años cuarenta y partió con la hija a Europa. Atrás dejaron al marido y padre, tíos y primos construyendo nuevos fracasos en el aire cálido y húmedo de lánguidos discursos de torrentosas palabras vacías.

Lucía Sánchez y su madre vivieron unos meses en Barcelona. Irene buscó trabajo en algunas de las editoriales literarias de la ciudad, llevando consigo, en un maletín de cuero que había sido del abuelo de Lucía y del que se dice que había portado manuscritos de Juan Negrín cuando dueño y maletín cruzaron la frontera en 1939, el currículo profesional de una vida dedicada a la difusión literaria de los escritores españoles exiliados en todo el subcontinente americano. Pero en Barcelona nada encontró, y un día, observando la cuesta del Cotolengo, recordó las primeras páginas de Últimas Tardes con Teresa, de Juan Marsé, y decidió partir con su hija a la misteriosa Murcia, buscando en aquellas tierras las oportunidades que Pijoaparte nunca supo aprovechar, si acaso las había para aquella clase social explosionada por las fuerzas violentas de la miseria.

Tuvo fortuna Irene Andreo y pronto firmó un contrato laboral temporal como asesora cultural del Ente Preautonómico que, con el tiempo, se convirtió en indefinido y hacia 1986 prometió cumplir tanto la Constitución Española como el estatuto de autonomía como flamante funcionaria del grupo A de la Administración regional.
Lucía retomó los estudios en un instituto público de las afueras de la ciudad. Allí fue feliz, encontró amigas y amigos, ascendió en incontables ocasiones al Pico del relojero o a La Cresta del Gallo, se bañó en la balsa de la mirada en los largos y hambrientos atardeceres del estío y jugó, cuando pudo y la dejaron, al voleibol en las desconchadas pistas exteriores del instituto. En COU se enamoró perdidamente de Guillermo, un compañero de clase que jugaba al baloncesto en el equipo del instituto. Era hermoso, era fuerte y podía hablar con el de Albert Camus, de Juan Goytisolo y de Kavafis. Durante todo un año siguió a Guillermo por las pistas deportivas de numerosos institutos y se percató de las diferencias entre unos y otros, de los equipos hechos con la sola voluntad de jugar y divertirse, carentes de medios, de entrenadores, de padres que les apoyaran, de pistas en condiciones… y de los equipos diseñados para que fueran el orgullo de los institutos, para que marcaran las diferencias entre lo público y lo privado, entre la gente del pueblo y la gente de la ciudad.

La historia con Guillermo duró poco, un año de felicidad, de manos entrelazadas mientras observaban, recostados en la hierba, el cielo entre las ramas de los sauces, un tiempo de sueños y proyectos descabellados, de regresar a México con su padre llevándose consigo a Guillermo, o de subir a la luna con sólo el suspiro del amor, o yo que sé…

viernes, 6 de noviembre de 2009

Otra experiencia en igualdad: una noticia del diario La Nueva España




Pilar Devesa lleva más de 30 años entrenando equipos tanto con los niños más aptos como con los que sufren cualquier minusvalía.

En un momento deportivo que prima el espíritu competitivo, incluso en las categorías inferiores, lo de Pilar Devesa suena a ciencia ficción. Una entrenadora de baloncesto que durante más de treinta años ha mantenido vigente su máxima: en su equipo juegan todos, altos y bajos, ágiles o torpes, superdotados o con algún tipo de minusvalía. Nunca ha ganado un título, pero se siente como si tuviese la vitrina llena. Porque nada le satisface más que la sonrisa de los cientos de niños a los que ha enseñado a jugar al baloncesto en 32 años de trabajo en el Colegio Elisburu de Gijón. También le llena la gratitud de los padres, sobre todo los que saben que no tienen a un Gasol en casa.

Pilar Devesa Pérez (Gijón, 20 de marzo de 1961) practicó el atletismo en el Colegio Rey Pelayo hasta que un entrenador norteamericano de baloncesto, Clayton Morris, dio un cursillo en el Grupo Covadonga. Jugó sólo una temporada, en el Fernández Vallín, y con 16 años se convirtió en entrenadora para profundizar en lo que más le llamaba la atención: «El trabajo en equipo». Rompió moldes desde el principio, al hacerse cargo de un equipo femenino del Elisburu: «Fue el primer equipo de niñas de un colegio público en Gijón porque en aquel momento no estaba bien visto».

En los dos años siguientes, el principal objetivo de Pilar fue conseguir una cancha, ya que jugaban de prestado en el San Miguel. Lo consiguió en 1979, gracias a la dirección del colegio, «que nos apoyó siempre. Nos costó más con las Apas, que apostaban más por el fútbol». Ese apoyo de los responsables del Elisburu fue fundamental para que Devesa pudiera plasmar su idea de baloncesto para todos: «Aquí siempre jugaron todos los niños que se apuntaban. Hemos tenido casos de síndrome de Down, enanismo, autismo y algún otro problema».

«Cuando Javier, un niño con Down, consiguió su primera canasta llorábamos todos», recuerda con emoción Devesa, sin importarle lo más mínimo las secuelas de esta política: «He perdido la cuenta de los partidos que perdíamos por 50 puntos en el primer cuarto y se cerraba acta». Aun así, el Elisburu también estuvo a punto de inscribir su nombre con los mejores: «Tuvimos alguna hornada de jugadores muy buenos. Dos veces nos quedamos a un punto de ser campeones de Asturias y otra, a dos».

Pilar Devesa prefiere entrenar a los más pequeños: «Llegué a dirigir juveniles, pero no me gustó. Prefiero enseñar y eso sólo es posible hasta infantiles. Es como el baloncesto del parque, sin sistemas de juego. Les digo que no quiero dobles ni pasos y que salgan a divertirse». Obligada a arrimar el hombro más allá de lo que le corresponde a un entrenador, explica que «el baloncesto no me compensa en lo económico, pero sí en lo personal. Todos los años digo que lo dejo, pero en agosto ya estoy otra vez ahí».

«Para mí el baloncesto es una forma de vida», dice Pilar, que conoció a su marido en una cancha y tiene dos hijas a las que también les picó el gusanillo. «Dicen que por mis venas corren balones naranjas en vez de glóbulos rojos. Pero en casa dejamos de hablar de baloncesto porque acabábamos discutiendo".

El artículo es de Mario D. Braña

lunes, 2 de noviembre de 2009

Losquenoentendemosdebaloncesto se sincera



En los últimos días se han publicado en la blogosfera comentarios que no entendemos en sus justos términos. No sabemos como se sustancia la falta de respeto, tampoco la referencia al poder o a los cargos. En la teoría de género, su ejercicio y la forma de ejercerlo es piedra angular. Pensemos en Foucault o Pierre Bourdieu. Por otra parte género no es sexo, género es una construcción social de lo que debe ser el hombre y la mujer, sexo es biología. En cuanto al tema de los cargos, si no se entiende lo anterior no se entiende nada. El argumento de la capacidad y la responsabilidad sería irrefutable en una sociedad en las que no hubiera diferencias materiales entre mujeres y hombres. Pero parece, y así lo demuestran numerosas y prolijas investigaciones, que siguen existiendo barreras que impiden una igualdad real. Hablamos, por ejemplo, del famoso “techo de cristal”, de la segregación educativa y laboral o de la doble presencia. Lo demás no deja de ser aburrido: si se piensa que el intento de permeabilizar el baloncesto con conceptos como igualdad de género, empoderamiento, acceso diferencial a los recursos deportivos, techos de cristal, Directivas Europeas, legislación nacional, planes de igualdad... es conspiracionismo se está muy alejado de los planteamientos que inspira losquenoentendemosdebaloncesto.

Creemos que el autor del blog más leído de nuestra Región ha sabido captar perfectamente el fondo del debate, el futuro que se vislumbra en pocos años. El mundo está cambiando, el siglo XXI es el siglo de las mujeres, y más pronto que tarde las barreras construidas durante siglos caerán por su propio peso y habrá igualdad, no machismo o su antónimo, el hembrismo.

También se dice que algún otro artículo o comentario impugna el aparato conceptual sobre igualdad y baloncesto, pero lo hemos leído y releído y no hemos encontrado tal impugnación. Tampoco tenemos demasiado interés en refutar afirmaciones que carecen de base teórica y se centran en estereotipos, caricaturas de las doctrinas económicas y políticas, de los sujetos del poder, de su ejercicio y de su representación simbólica.

Si se lee atentamente los artículos sobre igualdad y baloncesto publicados hasta ahora veremos las huellas de Simone de Beauvoir, de Betty Friedan, de Kate Millet o la estética de películas como Las Horas o Revolucionary Road, basada en una novela de Richard Yates. También es conocida nuestra predilección por la generación beat. Todo lo demás, creemos, son sueños, acaso pesadillas, urdidas en las blancas noches del Báltico, en las arenas de un mar donde Maquiavelo o Torquemada dibujan cadalsos u hogueras, y buscan el humo en las chimeneas de los descreídos.

Addenda (mañana del 2 de noviembre): La lectura de otros documentos elaborados con posterioridad a esta entrada, nos haría modificar ciertos párrafos de ésta. Pero en honor a la honestidad de lo pensado y escrito vamos a mantener el contenido original. No obstante, creemos que se está debatiendo desde el respeto a las opiniones ajenas, y desde la idea de que todas las personas que disfrutamos del baloncesto queremos potenciarlo y abrirlo a todos los ámbitos de la vida. Creímos ver en un comentario la impugnación de nuestras propuestas desde cierto conspiracionismo que no existía y no existe por ningún lado. Nos remitimos a la Conferencia de Pekín de 1995, o a los documentos de trabajo y su desarrollo normativo de la Unión Europea sobre el tema. Estamos hablando del concepto "empoderamiento", que va mucho más allá, en lo conceptual y en la praxis, del "quítame tú para ponerme yo".

Creemos que transitamos por sendas no trilladas, y esto es bueno si hay objetivos loables en el horizonte.



viernes, 30 de octubre de 2009

En baloncesto más iguales: una experiencia innovadora


El programa “En baloncesto más iguales” nace de la colaboración entre la Junta de Castilla y León y la Federación de Baloncesto de Castilla y León, y es una “iniciativa destinada a romper con los estereotipos de género a través de actividades formativas y acciones de sensibilización”.

Entre sus actuaciones para 2009, nos encontramos con:

-Acciones de promoción, “con la distribución de material promocional a favor de la igualdad y la puesta en escena de un punto de información, hinchables y zonas de juegos, en acciones deportivas que organice la FBCYL.”. Los lugares de celebración “En baloncesto más iguales 2009” son, entre otros, Salamanca, Medina de Riseco, Olmedo, Astorga, Zamora, Pedradas…. Hasta un total de 25 localidades grandes y pequeñas de la comunidad castellanoleonesa. En estos actos se reparten un díptico de sensibilización, balones de minibasket y pegatinas.

-“Formación y sensibilización de Formadores, partiendo de la inclusión de un módulo de Igualdad de Oportunidades en todos los cursos de monitores deportivos que se imparten desde la Federación de Castilla y León”.

-Difusión del material didáctico sobre género “EN BALONCESTO MÁS IGUALES. Manual en igualdad de género de entrenadores”.

-Jornada de Formación de Formadores “Igualdad de Oportunidades entre chicas y chicos en el deporte”, que se celebrará en noviembre de 2009, destinada a profesores, monitores y entrenadores.

Fuente: www.jcyl.es

Transcribimos también una noticia de www.zamoradigital.net de 21 de junio de 2008:

“En baloncesto más iguales” es una campaña pionera en España por su novedosa utilización del deporte como un instrumento para ayudar a romper los estereotipos aún vigentes entre mujeres y hombres. La campaña se centra en dos grandes apartados, dedicados respectivamente a la promoción y sensibilización de la igualdad y a la formación. La promoción y difusión de los valores relacionados con la igualdad de género se lleva a cabo a través de la organización de torneos de baloncesto para chicos y chicas en lugares emblemáticos de las ciudades de Castilla y León. Son actos dinámicos y no excluyentes, con una capacidad de convocatoria masiva, tanto de participantes como de público. En la edición del pasado año participaron 5.950 escolares de 21 municipios de la Comunidad, con una presencia femenina del 37%.

En el transcurso de estos torneos se entrega material promocional como 1.500 balones con el lema “En baloncesto más iguales”, 2.000 regalos conmemorativos de la campaña, 5.000 volantes informativos, dípticos y pegatinas.

En lo que respecta a la formación, para sensibilizar sobre la importancia de la igualdad de género, especialmente a aquellos que tienen un papel de formadores de los menores, se incluye un módulo de Igualdad de Oportunidades en todos los cursos de monitores deportivos que impartidos por la Federación de Baloncesto de Castilla y León”.


miércoles, 28 de octubre de 2009

De Águilas al Mar Menor: Juan Goytisolo


Señas de identidad” fue importante para nosotras. Desconocíamos la literatura de Juan Goytisolo hasta que un día nuestro hermano, por entonces estudiante de la Universidad de Valencia, regresó a casa con la novela bajo el brazo. Resultó una novela difícil pero aún recuerdo el capítulo que se desarrolla en águilas o aquel otro de Yeste (“No se te olvide nunca: en la provincia de Albacete, siguiendo la comarcal 3212…”). Hace unos meses mientras navegábamos en Internet encontramos una entrada que hacía referencia a un cuento de Juan Goytisolo titulado “Mar Menor”. Pensamos que era un error, que posiblemente el título debía ser “Mal Menor”, ya que no nos constaba ningún relato del escritor catalán que se desarrollara en nuestra especial albufera litoral, pero estábamos equivocados:

“La carretera cortaba la llanura como el filo de una navaja. Nopales, agaves, eucaliptos, barajaban sus distintos tonos de verde. En san Ginés de la Jara nos detuvimos a fotografiar una hacienda de estilo colonial, con palmeras cargadas de dátiles, miradores y muros blanquísimos […] El día siguiente íbamos a las encañizadas y mi malhumor se desvaneció. El mar ondeaba liso y azul y, por primera vez, en toda la extensión del firmamento no se avistaba una nube […]. La primera boca interior de la encañizada tenía una anchura aproximada de treinta metros. En cada orilla había un murete de obra para canalizar la corriente y enfilamos por él bordeando el agua clara y dormida. Al otro lado, en un islote formado por las dos abras de las golas, se alzaba el pabellón de recreo del consorcio, un edificio de dos plantas de aspecto un tanto marchito, con un amplio balcón orientado hacia el mar de fuera…”

Parece que el cuento se publicó en la revista “La palabra y el hombre” de la Universidad Veracruzana de México en el año 1962 (nº 22, abril-junio, páginas 215-248), volviéndose a publicar en la misma revista en 1997 (nº 22, abril-junio, páginas 151-181).
Enlace: http://148.226.9.79:8080/dspace/bitstream/123456789/2952/1/196222P215.pdf

La historia se desarrolla en septiembre y muy posiblemente en el año 1960, si hacemos caso a la referencia de un partido entre el Elche y el Real Madrid en la ciudad alicantina, que se disputó el 25 de septiembre de dicho año.
Merece la pena leer el cuento por la descripción del mar Menor de aquellos años, de sus habitantes, de los pueblos, de los molinos y de las inmensas playas de La Manga, vírgenes, blancas, hermosas…

De vuelta al refugio, Juan cogió la botella de Jumilla y la medió de un trago. Isabelo improvisaba un fogón con cuatro piedras y armó un pabellón para el caldero. En el cenacho había un plato con mújol y langostinos y un mortero especial para la salsa. Mientras yo majaba los dientes de ajo y las ñoras, Isabelo abrió la navaja y troceó una soga de esparto. Después vació el pescado y la salsa en el agua del caldero y prendió fuego a la soga con el encendedor…”

domingo, 25 de octubre de 2009

Volviendo de Águilas: igualdad y baloncesto (III)


De camino a casa, mientras cruzábamos un paisaje de suaves colinas semiáridas moteadas de paleras y esparto que ya nadie cosecha y crece libre por las laderas, pensábamos en la dificultad que entraña abrir un debate sobre la igualdad de género en el baloncesto regional y nacional. En las sierras que nos rodeaban, y que se prolongaban hasta el limitado horizonte de un cielo azul y cálido, se escondía la tortuga mora, una especie en peligro de extinción, acosada por la presión urbanística, por la roturación de las tierras y por unos extraños incendios prendidos por los extraños tentáculos de una bóveda celeste de contornos blanquecinos.
Regresábamos de las afueras de la milenaria Urci, de presenciar un disputado partido entre el Cb Águilas A y el Cb Murcia 95 que finalizó con la victoria de los jugadores de la ciudad capitalina por 71 a 48. Hubiéramos deseado pasear por el puerto de Águilas, fotografiarnos ante la locomotora de la plaza Isaac Peral o habernos acercado a la playa del Hornillo y al embarcadero construido por los ingleses a principios del siglo XX. No pudo ser, pero el largo trayecto de regreso a Murcia lleno de líneas suaves, colores y olores a ambos lados de la carretera nos hizo meditar sobre el baloncesto a tenor de la opinión de un pasajero sobre el poco seguimiento que tenía éste en nuestro país. Éramos cuatro gatos en un ecosistema dominaba completamente por la especie de los futbomaniacos. Es fútbol es algo así como la perca del Nilo introducida en el Lago Victoria que ha acabado con todas las especies autóctonas, y aunque el baloncesto es foráneo y de más tardía implantación en Europa es también víctima de la ferocidad de un deporte que no sólo cuenta con seguidores, sino también con todo el mundo empresarial de la información y/o desinformación que, dentro de la razón interna del mercado, persigue optimizar beneficios. Nos movemos dentro de la lógica de la tiranía del consumo como ya predijera Herbert Marcuse en “El hombre unidimensional”. Es en este sentido en el que hemos planteado la dificultad de hablar de igualdad de género en el baloncesto, porque nos encontramos ante un deporte minoritario practicado minoritariamente por mujeres que no consigue despegar. Y estamos en un país con una selección nacional que ha conseguido todos los títulos posibles, salvo el oro en unos juegos olímpicos. Se podría argüir que lo prioritario es aumentar el número de jugadores y de seguidores con independencia del sexo de unos y otros, para crecer y conseguir una cuota de mercado que, a su vez, actúe como coadyuvante de sucesivos crecimientos tanto cualitativos como cuantitativos. Es posible que esa sea la mayor preocupación de las federaciones regionales y nacional, y de todo el personal que trabaja en la gestión deportiva y técnica de aquéllas. Pero este es un punto de vista, posiblemente loable, que soslaya una legislación que apuesta por estrategias de igualdad en todos los ámbitos sociales y que no puede ser ignorada sin más. Tampoco es un punto de vista que entre en contradicción con la necesidad de fomentar la práctica del baloncesto por parte de las mujeres. En todo caso, debemos pensar que el crecimiento “en el mercado” es compatible con estrategias de potenciación del baloncesto de base (naturalmente) y al mismo tiempo con acciones positivas que favorezcan que las mujeres accedan a su práctica. El hecho de que el deporte de la canasta es minoritario y bastante se está haciendo para salir del nicho en el que lo tiene enclaustrado el fútbol, no exime a las federaciones competentes de actuar también sobre la doble discriminación que supone ser mujer en un deporte minoritario.
Estamos en un periodo de crisis económica profunda, y posiblemente muchas de las medidas que se podrían haber adoptado a partir del IV Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres de la Región de Murcia se van a quedar en el tintero. Concretamente en el Área de Cultura y Deporte se establece como objetivo general para el periodo 2009-2011 “incorporar el principio de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres en el deporte”, siendo los objetivos específicos los siguientes:

-Facilitar la práctica deportiva de las mujeres.
-Planificar actividades deportivas teniendo en cuenta las necesidades y demandas de las mujeres.
-Velar por el cumplimiento del principio de Igualdad de Oportunidades en la celebración de pruebas deportivas y convocatorias de premios deportivos.
-Promover la presencia y participación de las mujeres en los deportes en los que éstas estén infrarrepresentadas.
-Formar a las y los profesionales del deporte (monitoras/es, entrenadoras/es, profesoras/es...) en género e Igualdad de Oportunidades.
-Promover la presencia y participación de las mujeres en puestos de toma de decisión vinculados con la práctica deportiva.

Entre las actuaciones a desarrollar en el ámbito del deporte estarían:

-Consideración de la perspectiva de género como eje vertebrador básico de la evaluación y planificación de los recursos para las prácticas deportivas.
-Programa de fomento a la participación femenina en actividades deportivas en las que éstas estén infrarrepresentadas.
-Acciones y campañas orientadas a la eliminación de los estereotipos de género asociadas a la práctica del deporte.
-Programas de formación de profesionales del deporte en materia de Igualdad de Género.

En artículos posteriores plantearemos posibles actuaciones que podría desarrollar la Federación de Baloncesto de la Región de Murcia. En principio, consideramos importante, y ésta es una propuesta, la modificación de los Estatutos de la FBRM para incluir el compromiso federativo con la igualdad de género en el baloncesto, la inclusión de una partida presupuestaria desagregada y la cuota de participación mínima de las mujeres “en puestos de toma de decisión”. No se trata tanto de sustituir entrenadores por entrenadoras o federativos por federativas, o de hacer juicios de valor, siempre subjetivos, sobre decisiones correctas o erróneas como de conseguir que las personas que participan en este maravilloso mundo tengan ideas claras sobre estereotipos de género, igualdad y políticas activas para eliminar o minimizar el acceso desigual de las mujeres al juego de la canasta. Estamos intentando debatir aspectos más teóricos que prácticos porque tener algunas ideas claras en este aspecto supondría un paso adelante importante en la praxis. El carácter teórico de nuestros planteamientos es evidente y solo basta con sustituir la palabra baloncesto por balonmano, por ejemplo, en este artículo para captar su esencia. Por nuestra parte, decir que el interés viene condicionado por tener una niña de 10 años que juega al baloncesto y por nuestra formación en igualdad de género y políticas públicas de igualdad entre mujeres y hombres. Creemos que no tiene ningún coste económico introducir dichas modificaciones. También consideramos interesante la “formación de profesionales del deporte en materia de igualdad de género”. Así lo está haciendo la Administración Regional y los ayuntamientos con sus empleados públicos y en el ámbito de sus comptetencias. Sólo habría que ponerse en contacto con el Instituto de la Mujer de la Región de Murcia o con la Escuela de Administración Pública de la Región de Murcia para conocer programas y organización de dichos cursos. Por último sería importante aprender de las actuaciones de la Junta de Castilla y León, que organiza campañas (“en baloncesto más iguales”) y torneos, en colaboración con la Federación de Baloncesto regional, para la promoción y difusión de los valores relacionados con la igualdad de género.
¿Por qué no lo hacemos en el día del Minibasket, por ejemplo?, ¿por qué no organizar una jornada, allá por los brillantes primeros días de junio, de convivencia y de transmisión de los valores de igualdad en el baloncesto?.